que-sistema-domotico-instalar

¿Qué sistema domótico instalar?

¿No sabes qué sistema domótico instalar en tu casa? Conoce las diferencias que hay entre los distintos sistemas domóticos.

«¿Qué sistema domótico instalo?», «¿qué sistema domótico es mejor?», «¿cuál me recomiendas?», «he visto en internet este sistema…», «…pero este sistema es más barato, ¿no?»

Éstas son algunas de las preguntas que más me plantean los clientes cuando contactan conmigo. Por esta razón he decidido escribir este artículo.

Muchas veces este tema le queda grande a la gente y al final se dejan llevar por aquella persona que más confianza le han dado o, simplemente, por el electricista. Pero creo que es importante tener una visión general de lo que hay en el mercado, para que sepas qué sistema se adapta mejor a tus necesidades.

Simplemente voy a darte información, datos, características y a lanzarte preguntas, que quizás otros no te planteen, sobre los diferentes sistemas, para que, después, seas tú quien elija.

Según el estado de la vivienda

Una de las primeras cosas que nos va a condicionar a la hora de elegir un sistema domótico u otro es el estado de la vivienda en la que queremos instalarlo. Es decir, si la vivienda está en construcción o ya está terminada.

En el caso de una vivienda ya terminada, lo normal es que no queramos hacer rozas o regatas, por lo tanto, salvo que la vivienda cuente con pre-instalación para domótica, tendremos que irnos a un sistema inalámbrico.

Por el contrario, si la vivienda es de nueva construcción tendremos la posibilidad de poder elegir entre un sistema cableado o uno inalámbrico.

domotica-estado-vivienda

Sistemas cableados

Reciben este nombre porque todos los dispositivos del sistemas están conectados a un cable llamado Bus, que es el encargado de posibilitar la comunicación entre todos ellos.

El cableado bus es muy flexible en cuanto a su conexión, lo que hace que los metros necesarios para interconectar todos los dispositivos domóticos se reduzca de manera significativa.

La principal ventaja de los sistemas cableados es la estabilidad de funcionamiento, ya que la comunicación entre todo el sistema se realiza de forma directa y a través de un medio dedicado exclusivamente a este fin, el bus. Esto los convierte en los sistemas con menos incidencias.

Sistemas inalámbricos

Los sistemas inalámbricos, obviamente van conectados a los diferentes sistemas de nuestra vivienda, pero reciben este nombre porque las comunicaciones entre dispositivos se realiza de forma inalámbrica, concretamente, por radiofrecuencia. De modo que, como decíamos, no necesitaremos realizar rozas o regatas en caso de no disponer de pre-instalación.

Esto hace que nos ahorremos el cable bus, pero, sobre todo, tenemos que prestar atención a la calidad del sistema:

  • Sistemas de baja calidad: Estos tendrán un precio bastante inferior a otros sistemas que aparentemente hacen lo mismo, pero la diferencia es que en estos, los de baja calidad, son más propensos a fallos de comunicación, problemas de cobertura y son más susceptibles a interferencias e inhibidores de frecuencia. Además, aquellos dispositivos que no vayan conectados a la red y funcionen a través de una pila, tienen el inconveniente de que tendrás que cambiarlas muy a menudo y tendrás el riesgo de perder la comunicación con estos dispositivos cuando menos lo esperes. 
  • Sistemas de alta calidad: Su precio es superior, pero está justificado. La comunicación de estos dispositivos es mucho más avanzada y está mucho más depurada, de forma que no existan fallos de comunicación, los problemas de cobertura los solventan emitiendo en diferentes frecuencias y tienen mecanismos de alarma cuando emplean inhibidores de frecuencia con ellos. En este caso, los dispositivos que usan baterías están diseñados para que su consumo sea tan bajo que las baterías duren hasta 2 años. Tampoco te dejarán tirados de repente, ya que incorporan monitores de batería que, incluso, te avisará con tiempo suficiente que ha llegado la hora de cambiar su batería.

Opciones: Sistemas propietarios o estándares

Una vez que tenemos decidido si el sistema que vamos a instalar será cableado o inalámbrico, bien por preferencias, bien porque no nos quede otra, tenemos que ver qué opciones hay en el mercado de cada tipo.

Otro aspecto importante de cara al futuro, independientemente de si nos decidimos por un sistema inalámbrico o cableado, es si vamos a instalar un sistema propietario o un sistema estandarizado.

¿Qué diferencia hay entre uno y otro?

Sistemas propietarios

Los sistemas propietarios varían en su enfoque y alcance. Algunas marcas, que abarcan múltiples campos de negocio, ofrecen sistemas exclusivos donde solo sus productos son compatibles. Sin embargo, para estas grandes corporaciones, la domótica puede ser un segmento insignificante de su negocio, susceptible de ser cerrado si no cumple con sus expectativas o si prefieren invertir en otros proyectos.

Por otro lado, existen empresas dedicadas al 100% a la domótica, que han surgido como pequeñas empresas de automatización y han crecido mediante el desarrollo constante de productos e innovación. Estas empresas tienen una visión a largo plazo y están comprometidas con la evolución continua de la domótica.

Un sistema propietario bien desarrollado garantiza un funcionamiento mucho mejor, más optimizado y potenciado, ya que cualquier actualización de software está hecha pensando en sacarle el máximo partido a todos los dispositivos ya fabricados. Esto es similar a la diferencia entre el sistema operativo de Apple y el de Android: mientras que el primero está diseñado para funcionar en hardware específico, lo que permite una integración más fluida y un rendimiento optimizado, el segundo se adapta a una amplia gama de dispositivos, lo que puede resultar en una experiencia menos uniforme.

Cuando optes por un sistema propietario, elige uno con historial probado y continua innovación en el ámbito de la domótica. Además, busca integración con otros sistemas y protocolos estándar como KNX, Modbus, RS485, Dali, 1-Wire, etc. Esto asegura flexibilidad y adaptabilidad a futuras necesidades tecnológicas.

Sistemas estandarizados

Un estándar domótico, o sistema domótico estandarizado, es aquel en el que en su desarrollo y/o fabricación de productos puede participar cualquier empresa. Además, cuando este estándar tiene un carácter global, todos sus productos a la venta tienen que pasar unas pruebas para obtener el certificado correspondiente. Esto hace que cualquier producto del estándar, tenga una calidad mínima.

Sin embargo, esta calidad mínima puede ser una espada de doble filo. Muchas marcas desarrollan dispositivos que cumplen con lo mínimo exigido, pero no van más allá. Desde mi experiencia, a pesar de trabajar con un sistema estándar, me he encontrado con incompatibilidades entre equipos de diferentes fabricantes, lo que puede dificultar la integración y el funcionamiento fluido del sistema.

Según la ubicación de su inteligencia

La principal característica de los dispositivos domóticos es su inteligencia. Ésta es la encargada de recibir información, procesarla y tomar las decisiones en función de la programación que se les haya hecho.

Pero como ya sabes, no todos los sistemas domóticos son iguales y tampoco lo son en esto.

Cada sistema está ideado y creado según una estructura de comunicación, proceso de la información y respuesta. Y según esto tenemos sistemas centralizados, sistemas descentralizados y sistemas distribuidos.

estructura-domotica

Sistemas centralizados

En un sistema domótico centralizado, todos los dispositivos y componentes del hogar están conectados y controlados desde un único punto central. Este punto central, que puede ser una unidad de control o un sistema informático, es el cerebro del sistema y potencia todas las funciones del hogar de manera integrada y coordinada.

La ventaja principal de este enfoque es que permite una mayor integración, adaptabilidad y evolución del sistema, ya que el desarrollo de la unidad central impulsa el avance de todo el sistema. Desde este punto central, el usuario puede supervisar y gestionar todas las funciones del hogar de manera conveniente y eficiente, lo que proporciona un mayor nivel de comodidad, seguridad y eficiencia energética.

Sistemas descentralizados

En un sistema domótico descentralizado, la captación de información está distribuida entre múltiples dispositivos, pero hay más de una unidad central encargada de gestionar las funciones del hogar. Estas unidades centrales operan de manera independiente y se encargan de controlar diferentes aspectos del sistema. Esto proporciona redundancia y seguridad adicional, ya que la falla de un equipo no afectará todo el sistema. Sin embargo, la presencia de múltiples unidades centrales puede complicar la gestión y coordinación del sistema.

Sistemas distribuidos

En un sistema domótico distribuido, cada dispositivo del sistema tiene su propia inteligencia y capacidad para tomar decisiones de forma autónoma. Esto significa que no hay una unidad central que coordine todas las funciones del hogar; en su lugar, cada dispositivo opera de manera independiente y es capaz de comunicarse directamente con otros dispositivos según sea necesario. Esta autonomía proporciona una mayor flexibilidad y adaptabilidad al sistema, ya que cada dispositivo puede responder de manera individual a las condiciones del entorno y las necesidades del usuario. Sin embargo, puede resultar en una gestión más compleja, ya que cada dispositivo requiere su propia configuración y mantenimiento.

Los sistemas que hay en el mercado

Hasta el momento, hemos explorado una clasificación general de los sistemas domóticos, dividiéndolos según ciertas características distintivas. Sin embargo, el propósito de este artículo es llevar nuestro análisis un paso más allá. Además de comprender las diferentes facetas que conforman un sistema domótico, es fundamental que tengas una visión más concreta de las soluciones disponibles en el mercado. Por esta razón, ahora nos adentraremos en algunos de los principales sistemas que se encuentran actualmente en circulación y con los que he tenido la oportunidad de trabajar en diversas ocasiones.

Dominium: Fermax

dominium-partner

Dominium es un sistema domótico propietario, concretamente de la marca Fermax, que seguramente conoceréis por los vídeo porteros. Se trata de un sistema cableado y distribuido.

Z-Wave

z-wave-instalacion

Z-Wave, es un sistema sistema estandarizado, inalámbrico y centralizado. Según su página web, cuenta con 700 empresas asociadas y 2.400 productos. Z-Wave no controla de ninguna forma la cualificación de sus instaladores y programadores. Nació en el año 2.005.

KNX

estandar-knx-domotica

KNX, además de ser un sistema estandarizado, es el único estándar domótico a nivel internacional (ISO/IEC 14543-3). Se trata de un sistema distribuido que puede instalarse tanto de forma cableada, siendo esta la más común por las ventajas que este tipo de instalación tiene, pero también de forma inalámbrica.

Según su página web, cuenta con 75.000 asociados, 416 fabricantes y más de 7.000 productos. Para poder obtener la certificación para poder ser instalador y/o programador KNX es necesario realizar un curso de formación y un examen. Existe la certificación básica (KNX Partner) y la avanzada (KNX Advanced). Nació en el año 1.997.

Loxone

Loxone destaca por su impresionante trayectoria global y compromiso con la calidad y la compatibilidad a largo plazo. Desde su fundación en 2009, ha introducido mejoras en su sistema que funcionan de manera óptima en las instalaciones de hace más de una década.

Su enfoque en la compatibilidad universal busca que cada mejora se integre perfectamente con los dispositivos existentes, permitiendo a los usuarios disfrutar de nuevas funciones sin sacrificar la funcionalidad anterior y sin la necesidad de reemplazar los equipos existentes por otros más modernos.

Con presencia en 45 países y más de 25.000 Partners certificados, Loxone es reconocido como líder en el sector, con más de 250.000 proyectos exitosos en todo el mundo. Ofrece una amplia gama de productos de alta calidad para diferentes tipos de instalaciones y continúa innovando cada año. Su capacidad para integrarse con varios protocolos estandarizados, como Modbus, KNX, Dali, 1-Wire y RS485, garantiza la máxima versatilidad y eficiencia en los sistemas domóticos, adaptándose a cualquier entorno o requisito del proyecto.

Conclusión

Está claro que la domótica (automatización inteligente), aunque a día de hoy está al alcance de cualquier usuario, requiere una inversión. Por lo tanto, conviene acertar con el sistema domótico elegido.

Me he encontrado clientes descontentos con la domótica y con la sensación de haber tirado el dinero, unas veces por un mal diseño y/o planteamiento de la instalación y otras veces por el sistema elegido.

Por eso, espero que después de conocer las singularidades de cada sistema domótico y lo que cada una de ellas implica, hayas sacado una conclusión sobre qué sistema domótico te conviene más instalar.

No obstante, si quieres que te dé mi opinión o te aconseje, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Estaré encantado de charlar contigo.

Picture of Jesús Manuel Moreno
Jesús Manuel Moreno

Ingeniero especializado en domótica KNX · Loxone

5 comentarios en “¿Qué sistema domótico instalar?”

  1. Muchas gracias Jesús Manuel por contar estas cosas. Estoy decidido a instalar domótica en mi casa y he hablado con varios integradores e instaladores de domótica y ninguno me ha contado esto.

    Teníamos casi decidido el sistema que íbamos a instalar, pero después de leer esto estoy convencido de que nos hubiéramos equivocado totalmente. La buena noticia es que después de leer esto y hablar contigo ya he encontrado a la persona en quien confiar este trabajo. Gracias por tu cercanía y profesionalidad!

  2. Muchas gracias por compartir estas recomendaciones de sistemas domóticos para instalar. Me ha gustado mucho el contenido y sin duda me plantearé instalar domótica en mi hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *